Sugerencias para vivir el ciclo de navidad

Llega el ciclo de navidad y queremos vivir con autenticidad el misterio de la venida del Señor; para ello adornamos y ambientamos con diferentes motivos nuestras parroquias, capillas, centros de catequesis, colegios, hogares… el Directorio de religiosidad y liturgia, publicado por la Congregación del culto el 17 de diciembre de 2001 ofrece una serie de pautas que consideramos muy útiles para lograr estos objetivos y conseguir una mejor vivencia de este este tiempo liturgico. Por si nuestros lectores no disponen de de este documento, juzgamos interesante transcribirlo para las personas que buenamente puedan hacer uso de el.

TIEMPO DE ADVIENTO :

LA CORONA DE ADVIENTO
LAS PROCESIONES DE ADVIENTO
LAS TEMPORAS DE INVIERNO
LA VIRGEN MARIA EN ADVIENTO
LA NOVENA DE NAVIDAD
EL NACIMIENTO
LA PIEDAD POPULAR Y EL ADVIENTO.

TIEMPO DE NAVIDAD

LA NOCHE DE NAVIDAD
LA FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA
LA FIESTA DE LOS SANTOS INOCENTES
EL 31 DE DICIEMBRE
LA SOLEMNIDAD DE SANTA MARÍA MADRE DE DIOS
LA SOLEMNIDAD DE LA EPIFANÍA
LA FIESTA DE LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR.

El tiempo de adviento es tiempo de espera, de conversion y de esperanza. Espera- memoria de la primera y ultima venida del Señor. Conversion a la cual invita con frecuencia la Liturgia de este tiempo, mediante la voz de los profetas y sobre todo de Juan el Bautista. ” Convertios , porque está cerca el reino de los cielos”.
Esperanza gozosa de que la salvación ya realizada por Cristo y las realidades de la gracia ya presentes en el mundo lleguen a su madurez y plenitud, po lo que la promesa se convertirá en posisión; la fe en visión, y nosotros seremos semejantes a El porque le veremos tal cual es.”
La piedad popular es sensible al tiempo de Adviento, sobre todo en cuanto memoria de la preparación a la venida del Mesías. Está sólidamente enraizada en el pueblo fiel la conciencia de la larga espera que precedió a la venida del Salvador. Los fieles saben que Dios mantenía, mediante las profecías, la esperanza de Israel en la venida del Mesías.
Durante el tiempo de Adviento, la liturgia celebra con frecuencia y de modo ejemplar a la Virgen María; recuerda algunas mujeres de la Antigua Alianza, que eran figura y profecía de su misión. Exalta la actitud de fe y de humildad con que María de Nazaret se adhirió , tal e inmediatamente , al proyecto salvífico de Dios; subraya su presencia en los acontecimientos de gracia que precedieron al naciemiento del Salvador. Tambien la piedad popular dedica, en el tiempo de adviento, una atención particular a Santa María; lo atestiguan de manera inequívoca diversos ejercicios de piedad y sobre todo las novenas a la Inmaculada y de la Navidad.
Sin embargo, la valoración del Adviento, “como tiempo particularmente apto para el culto de la Madre del Señor”; no quiere decir que este tiempo se deba presentar como un mes de María.
Con esta conciencia se relaciona la costumbre bastante extendida de cantar el 1 de enero el himno Veni Creator Spiritus, para que el Espiritu del Señor dirija los pensamientos y las acciones de todos y cada uno de los fieles y de las comunidades cristianas durante todo el año.

Entre los buenos deseos, con los que los hombres y mujeres saludan el 1 de enero, destaca el de la paz. El deseo de paz tiene profundas raíces biblicasa , cristológicas y navideñas. Los hombres de todos los tiempos invocan el bien de la paz aunque atentan contra el frecuentemente y en el modo más violento y destructor con la guerra.
La sede apostólica, participa de las aspiraciones profundas de los pueblos, desde el 1967 ha señalado para el 1 de enero la celebración de la Jornada mundial de la paz.”

En torno a la solemnidad de Epifanía, que tiene un origen muy antiguo y un contenido muy rico, han nacido y se han desarrollado muchas tradiciones y expresiones genuinas de piedad popular. Entre estas se pueden recordar:

El solemne anuncio de la Pascua y de las fiestas principales del añor; la recuperación de este anunci , que se está realizando en diferentes lugares, se debe favorecer pues ayuda a los fieles a descubrir la ralacion entre la Epifanía y la Pascua; y la orientacion de todas las fiestas hacia la mayor de las solemnidades cristianas,.
El intercambio de regalo de reyes, esta costumbre tiene sus raíces en el episodio evangelico de los dones ofrecidos por los magos al niño Jesus. y en un sentido más radical, en el don que Dios Padre ha concedido a la humanidad con el nacimiento entre nosotros del Enmanuel. Es deseable que el intercambio de regalos con ocasion de la fiesta de Epifanía, mantenga un carácter religioso, muestre que su motivación última se encuentra en la narración evangelica. Esto ayudará a convertir el regalo en una expresion de la piedad cristiana y a sacarlo de los acontecimientos de lujo, ostentación y despilfarro, que son ajenos a sus orígenes.

La bendición de las casas, sobre cuyas puertas se traza la señal de la Cruz, el número del año comenzado , las letras iniciales de los nombres tradicionales de los Santos mágos (C+M*B). Cristus mansionen bendicat, escritas con tinta bendecida, estos gestos , realizados por grupos de niños acompañados por los adultos, expresan la invocacion de la bendicion de Cristo por intercesión de los santos Magos y a la vez son una ocasion para recoger ofrendas que se dedican a fines misioneros y de caridad.
Las iniciativas de solidaridad a favor de los hombre y mujeres que, como los Magos vienen de regiones lejanas , respecto a ellos sean o no cristianos, la piedad popular adopta una actitud de comprensión acogedora y de solidaridad efectiva.

La ayuda a la evangelización de los pueblos, el fuerte caracter misionero de la Epifanía ha sido percibido por la piedad popular, por lo cual en este día tienen lugar iniciativas a favor de las misiones, especialmente las vinculadas a la obra misionera de la Santa Infancia; instituida por la Sede Apostólica.

EL BAUTISMO DEL SEÑOR

Los misterios DEL BAUTISMO DEL SEÑOR, y de su manifestacion en las bodas de Caná están estrechamente ligados con los acontecimientos de la Epifanía. La fiesta del Bautismo del Señor , concluye el tiempo de navidad. Esta fiesta, revalorizada en nuestros días, no ha dado origen a especiales manifestaciones de la piedad popular. Sin embargo, para que los fieles sean sensibles a lo referente al Bautismo y a la memoria de su nacimiento como Hijos de Dios, esta fiesta puede constituir un momento oportuno para iniciativas eficaces, como : el uso del rito de la aspersión dominical con el agua bendita en todas las misas que se celebran con asitencia del pueblo. Centrar la homiía y la catequesis en los temas y símbolos bautismales.

Anuncios