Homenaje al P. Tomás OMI

 

Padre Tomás

 

El p.Tomás, ligero de equipaje. Salió de este mundo muriendo como había vivido: En el anonimato, en la vida callada, sumergido en sus cavilaciones.

 

Me comenta una anécdota que si es cierta, refleja bien quien era el P Tomás. Dicen que estaban los amigos y personas cercanas a él en el lecho de muerte. Dos días antes de la partida de este mundo. En un momento ,estando la habitación rodeada por varias personas, el P. Tomas les dice que por favor si le pueden dejar solo, porque va a rezar el rosario.!!!

 

No sabemos si será cierto o esta un poco “novelado” dicho suceso. Pero si es verdad, entraña una definición de lo que fue toda su vida: Rodeado de mucha gente, pero Él seguía siempre su propio criterio. No se dejó por decirlo así “moldear” por nadie. fue el mismo hasta el final

 

Vivió pobre fue manso y sencillo de corazón. Su permanente sonrisa y buen semblante nunca se nos va a olvidar. Sus palabras sabias fruto de la experiencia difícilmente serán pasto del tiempo. su disponibilidad proverbial y su saber acoger a todos sin importar clases sociales. Sin miramientos. Sin exclusiones. Sin juzgar a nadie.

 

Siempre pendiente de los demás. No hacía acepción de personas. Para él todas las personas eran importantes. Tampoco se sentía mal cuando alguien no compartía sus ideales, ni sus ideas ni sus proyectos. Nunca le vi displicente con quienes sí lo eran con el.

 

Las personas que le querían eran tan bienvenidas como las personas que le marginaban. El nunca marginó a nadie. Todos fueron para el bienvenidos. Su corazón nunca tuvo miramientos por nadie en especial y si hubo alguien especial en su corazón fueron los pobres, los menesterosos, los necesitados. A ejemplo de su Fundador, a ejemplo de S Eugenio para él eran sus preferidos los penitentes, los necesitados de la misericordia, los enfermos, los convalecientes, los novios, los novios a los que muchos sacerdotes les ponen trabas inútiles. Ahí estaba siempre el P. Tomas dispuesto para darles una charla, para firmarles un diploma, para darles un comprobante de que habían recibido una charla prematrimonial. No solo eso: cuantos adultos recibieron el bautismo gracias a él, cuántos recibieron la confirmación porque el se lo pidió. Y algo mas importante: cuantos matrimonios salvaron su matrimonio gracias a unas palabras de consuelo, de ánimo, de perdón.

 

En los tiempos que corren necesitamos pastores que no solo vayan a las perias geográficas, porque él nunca salió de su entorno y ahí dio la vida hasta el final; sino también de pastores que vayan a las periferias existenciales; y el P. Tomás fue uno de ellos. El recorrió el camino del Buen Pastor que acudió a buscar la oveja que se encontraba fuera del redil. El dio la vida y dio la cara por aquellos hermanos suyos que recibían en ocasiones pegas y trabas legales. El no fue nunca un leguleyo, para que nos entendamos; para el contaba más el corazón que las leyes.

Según el relato de los que experimentaron la misericordia a través de sus palabras y de sus oraciones, experimentaron la ternura de Dios, un Dios Padre, un Dios hermano, un Dios amigo. Le gustaba mucho sencillez, la disciplina, la austeridad. Vivió pobre, sin nada. Vivió entregado a hacer el bien. Su palabra, su gesto oportuno y su mirada penetrante y sonriente fue consuelo y fortaleza para cuantos en él acudieron desde situaciones difíciles, desde momentos duros.

 

Ahora bien, yo me pregunto cual es legado que nos deja, a nosotros sus amigos, sus “colegas”, sus hermanos de congregación. No nos estará diciendo: si llegáis a mi misma edad envejecer lo mismo que lo he hecho yo. No os quejeis de los achaques que tenéis, no os quejeis nunca, porque el dia y la hora que menos penséis vendrá a vosotros aquel que os quiere para sí. Aquel que os va preparando con el sufrimiento de cada día y con el sacrificio de una vida entregada minuto a minuto. día a día , semana a semana, año a año. No os quejeis de vuestra suerte, porque hay muchos que viven peor que vosotros y no se quejan lo más mínimo. Estad disponibles para todos los que os necesiten, no rehuyas un compromiso aunque os cueste llevarlo a cabo. Sed responsables y no seáis descuidados en vuestra tarea. No devolváis mal por mal, insulto por insulto. Orad por lo que os persiguen y calumnian porque sabed que estáis realizando la tarea que Dios os ha encomendado. No juzguéis y no seréis juzgados… amad y no odiéis ni despreciéis a los que os desprecian. Servir también a aquellos que solo se preocupan de servirse a sí mismos. no deis que hacer a los demás, sed lo menos complicados que podáis. perseguid sobre todo la humildad, no os envalentonados con vuestras obras o vuestros éxitos… no son vuestros.. Sed comprensivos con los que no lo son con vosotros.

Corregid al que yerra, dar consejo al que lo necesita. enseñad al que no sabe. visitas a los enfermos y estad con ellos cuando os necesite, acompañado en el lecho de dolor al moribundo. orad por los pecadores y rogad por los difuntos. Acompañado a las personas que más os necesitan, nunca os consideréis más que los demás …. Amad siempre  y sin cansaros.

 

¿No nos suena esto?

 

 1.- Simple y llanamente el Evangelio sin glosa. Vivir el evangelio, vivir los valores del evangelio y seguir a aquel que nos marca el camino, que nos enseña cómo llevar  a cabo la tarea en el mundo. De ser todos y cada uno fieles al compromiso de ser auténticos cristianos, discípulos de Cristo.

 

2.-No es una manera sencilla de decir lo que hizo tambien María a la que el P. Tomás quería de forma totalmente novedosa. El no dejaba un solo dia de rezar el rosario como lo aprendío de su formacion religiosa y tantas veces siguiendo el ejemplo que muchos de sus profesores, discíplos y condiscípulos le enseñaron. Por ello no dejo de hacerlo hasta el final de sus días. Esa expresion “salid, voy a rezar el rosario”, me parece sublime. Un reconocimiento publico del testimonio que intentó comunicar a los demás. Nos querrá decir este gesto que a veces hay que salir del ambiente en el que nos encontramos y no caer en la consabida frase: “donde va Vicente, donde va la gente”. En ocasiones hay que salir de la “manada”, para volar muy alto, para lanzarse a un vuelo “en picado”, para no permanecer en el puerto al lado de la bandada , sino salir a explorar nuevos mundos y experimentar unas experiencias que nadie más ha experimentado. Eso es lo que hacen los hombres intrépidos, los misioneros audaces los hombres que no se conforman con seguir estereotipos y no se sienten bien solo siguiendo las directrices que manda la mayoría. O los que piensan que no hay que ser “políticamente” correcto, solo para conseguir que los demás no te juzguen o no te critiquen.

3.-Su modo de vida es un modo de vida oblato. Podemos coger el Prefacio de nuestras constituciones: Trabajar seriamente para ser santos, se esforzaron en llevar en sus cuerpos la señal del cristiano: la santa cruz que les recordará la entrega, la dedicación en favor de los demás , trabajan sin descansar, sin quejarse de los planes del SEñor sobre ellos. Serán dóciles a las inspiraciones del Espíritu, son valientes en mostrar con su vida a otros el camino de la salvación. llevarán el evangelio a los hombres que no conocen a Jesucristo, serán amigos de los pobres, y llevarán la buena noticia sin distinción de clases sociales. No tendrán miedo de expresar las exigencias del Evangelio y serán ellos los primeros que lo vivan antes de enseñarlo a los demás. Vivirán lo que predican haciendo vida en ellos el mensaje que anuncian. SE dejarán guiar por el Espíritu, y serán portadores de buena noticia a un mundo que está más atento a los testigos que a los maestros y si están atentos a los maestros es porque son tambien testigos.

 

Tengo que decir que para mi este hermano nuestro que nos ha dejado ha sido un modelo a seguir. No puedo por menos de seguir el modo de vida que él siguió. Tengo tambien que beber de la espiritualidad que él nos dejó como un prueba efectiva de que es posible realizar el mismo itinerario que él nos dejó. El seguramente se basó en algo más grande que lo que nosotros conocemos. Posiblemente fue testigo de algo que nosotros no alcanzamos a vislumbrar. Su imagen de lo que tendría que ser la vida religiosa, su testimonio de lo que tendría que ser la vida de comunidad, o lo que tendrá que ser la Iglesia son para nosotros un aliciente para seguir empeñados en ver lo que con su vida nos transmitió.

Finalmente aprendemos de él algo que se encuentra difícilmente en la actualidad y es la capacidad de escucha y por tanto la capacidad del silencio. Estar en silencio es algo que exteriormente se puede conseguir fácilmente ,pero es estar en silencio para estar disponible a los demás, para captar los matices, para captar los detalles. y en eso el P. Tomás era un experto. Era tambien un experimentado, con la experiencia que dan los largos años vividos en tantos momentos históricos: dictadura, democracia, persecución, nacionalcatolicismo, indiferencia…

Anuncios