Una reflexion sobre el Corpus

“Danos los bienes eternos, danos los temporales. La Eucaristía, en consecuencia, es nuestro pan de cada día; pero recibámoslo de manera que no sólo alimentemos el vientre, sino también la mente. La fuerza que en él se simboliza es la unidad, para que agregados a su cuerpo, hechos miembros suyos, seamos lo que recibimos. Entonces será efectivamente nuestro pan de cada día”.

Una reflexion que si hubiera sido mio hubiera sido genial, pero no es mia, es de S. Agustín.

La Eucaristía, que cada año celebramos de un modo especial en la solemnidad del Corpus Cristi es la mayor expresion de la nueva alianza sellada en la Sangre de Cristo en el ara de la cruz que Jesús realizó de una vez y para siempre. Definifivamente.

Conmemoramos la entrega total de Cristo en su cuerpo, que se da, es sangre derramada, es cuerpo entregrado. Pan partido, pan repartido. Lo mismo que el pan, nuestro ser y el ser de Cristo sufre una gran transformacion: El grano de trigo hasta llegar a ser pan sufre un proceso de elaboracion. lo mismo sucede con el racimo de uvas: sufre una gran transformacion hasta convertirse en el vino, la bebida que da alegria a los hombres. !que anodina seria nuestra vida sin pan y sin vino. El pan implica ser compartido. Nadie come pan solo(siempre lo acompaña de algo); tampoco nadie bebe vino solo, a no ser una persona que esté ya alcoholizada. Es curioso que el vino, el licor es siempre una bebida que se comparte tambien cuando hay algo que celebrar. Y los mejores caldos los guardamos para momentos especiales.

Asi ocurre con el pan. Asi ocurre con el banquete al que estamos todos invitados. Por eso Jesus dice en el Evangelio: dadles vosotros de comer. No permite que sus discipulos escurran el bulto. Ellos habian dicho: diles que se marchen a sus casas, que se busquen ellos de comer. Jesús les encara, les enfrenta con la realidad: el niño que tiene los panes y los peces, podría haberse negado a compartir y por tanto no se hubiera producido el milagro. Sin embargo los pone a disposicion de los apostoles y estos se los entregan a Jesus . Tambien es verdad que Jesus no realiza el milagro sin mas, lo va preparando: “decidles que se sienten”, en definitiva es todo un ceremonial.

Es por tanto una catequesis que Lucas nos quiere dar sobre qué es la eucaristía. Destaca una idea : el COMPARTIR. Jesus pide que sus discípulos se impliquen en la solucion de los problemas, que no se desentiendan. Nos da a entender que la eucaristía es la gran señal de la comunidad que en torno a una mesa sin discriminacion de niños, ni hombres, ni mujeres, expresa que a nadie le falta nada para vivir.

La eucaristía es la fuente de la vida Cristiana y es la meta a la cual esta encaminada esa vida cristiana: En la eucaristía se escenifica la donacion total de Cristo al padre , sacrificado en el ara de la cruz. Cada vez que los cristianos nos reunimos para partir el pan y beber el caliz de salvacion , hacemos presente a -dios mismo. Cada vez que dos o mas se reunen en mi nombre , alli estoy yo, nos dice Jesus. Cuando el sacerdote pronuncia las palabras de la consagracion no esta haciendo de prestidigitador, no es una magia. es revivir, reexpresar, rememorar lo mismo que ocurrio en la ultima cena, cuando aquel cordero sin pecado, cuando aquel cordero sin mancha, dijo solemnemente “esto es mi cuerpo, esta es mi sangre”. Que se entrega por vosotros para el perdon de los pecados. El pecado mas grande es la aucomplacencia, la autosatisfaccion, la arrogancia, la soberbia, el orgullo, el pensar en uno mismo, el egoismo en una palabra… El Señor nos ayuda con su entrega, con su sacrificio a olvidarnos de nosotros mismos.

Dadles vosotros de comer. Maravilloso. Jesús implica a sus seguidores a que no se queden esperando que otros sean los que ayuden a solucionar los problemas. pide implicacion, pide compromiso, mision, apostolado, catequesis, desarrollo de su evangelio, hacerlo vida, llevarlo a las periferias tanto fisicas como exitenciales como nos recuerda nuestro querido francisco. No hacer de una iglesia una iglesia autoreferencial, sino una iglesia en diaspora, una iglesia en salida. en busca de la oveja descarriada, en busca de la oveja perdida.

Asi podemos celebrar el Corpus en este año de la misericordia, de una manera nueva, llevando el amor y la misericordia de Dios a un mundo inmisericorde, a un mundo que ha perdido el rumbo, a un mundo tambien hambriento y sediento de la palabra de vida. un mundo necesitado de redencion, un mundo necesitado de salvacion.

Anuncios